Burradas Estudiantiles (Humor Intelectual)

Hey! dos entradas en un día? debo tener fiebre...

No, sinceramente, me llegó este mail hoy (quien lo diría, si envían cosas), aunque claro, no era para TecladoBloqueado, abusivamente me apropio de él para publicarlo y que rían un poco (harto), pero advierto, su humor requiere conocimientos ampios e intelectualidad dispuesta a disfrutar con las contracciones risueñas que produce la gracia de sus chistes (osh!).

Mis sinceros agradecimientos a Andres Felipe Galindo, antiguo amigo y colega, al que aprecio mucho, quien hizo llegar este correo a mis... Manos? (cyber-manos? manos virtuales?). El artículo es Original de Daniel Samper Pizano (pero como no lo conozco, pues le menciono, si comenta aquí, le agradezco directamente), publicado en el Diario EL TIEMPO, el 21 de Noviembre de 2008. Sin más preámbulos:

Tan grande ha sido el éxito de las burradas estudiantiles divulgadas por Postre de Notas, que hoy publico otra entrega a partir de los aportes de los lectores. Muchos relataron metidas de pata de parientes, amigos o alumnos. A los escogidos, y a todos, agradezco su colaboración.

Por Daniel Samper Pizano

Orlando Beltrán, profesor de diseño gráfico de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, me envía sus perlas estudiantiles atesoradas a lo largo de los años, donde aparecen respuestas escalofriantes y disculpas desternillantes.

- El evento más importante del siglo XIX fue la Primera Guerra Mundial de 1914.

- No pude traerle el trabajo, doctor, porque se lo comió la gata.

- (El profesor examina a los alumnos sobre fuentes tipográficas y, señalando un titular de revista, pregunta qué letra es esa) "Una E, profesor".

- ¿Le parece bien si hago la ilustración sobre el cuadro del Greco "El entierro del conde Orgasmo"?

- Profe: en la ilustración no me cupo la cabeza del señor; ¿será que la puedo dibujar aquí a un lado?

- ¿Que hable sobre Piet Zwart, profe? ¿Y como qué hacía ese man?

Catalina Jaramillo, profesora de macroeconomía, realizó hace poco un examen a sus alumnos universitarios sobre el crash financiero. Uno de ellos tituló su ensayo: "La evolución de la crisis del mercado surprise"... (por suprime).

Álvaro Guzmán, profesor de español y literatura en un colegio bogotano, no olvida la afirmación rotunda de uno de sus alumnos del 2001. Analizando las circunstancias del Descubrimiento de América, el estudiante afirmó que Colón había llegado a América "gracias al dinero que le prestaron los Estados Unidos".

Una profesora de historia del arte de la Universidad de los Andes tuvo que soportar larga exposición de uno de sus alumnos sobre la película "Rain man". Al terminar le agradeció, pero le aclaró que no había pedido que estudiaran la película de Dustin Hoffman sino el artista Man Ray.

Antonio Iriarte Cadena expuso en su clase de literatura española los problemas que afrontó don Miguel de Unamuno con la dictadura de Primo de Rivera. Cuando pidió a una alumna distraída que le sintetizara lo que había dicho, la chica contestó: "Que don Miguel de Unamuno era primo de José Eustasio Rivera".

Mercedes Sanín recuerda el caso de una niña de 11 años, alumna de un colegio de monjas en Rionegro, Antioquia, a quien el alcalde pidió en un solemne examen oral que conjugara un verbo en gerundio. "Ella pasó al frente y, con elevado tono de voz, gritó, para que todos la oyeran: 'Yo gerundeo, tú gerundeas, él gerundea, nosotros gerundeamos, vosotros gerundeáis, ellos gerundean...' Y al terminar, ahogada de la felicidad, preguntó al interrogador: ¿Se lo conjugo también en pasado?'".

Dos sobrinos de Gabriel López Rojas discuten sobre un artilugio para afilar lápices:

- ¡Dame mi jatalápiz! -dice la niña.

- No seas bruta -la corrige el niño--. No se dice jatalápiz, sino jatapunta...

Carlos Espinosa recuerda que "la profesora de comportamiento y salud nos pidió a los alumnos llevar condones y a las alumnas llevar pepinos para enseñarnos en forma práctica la importancia de este adminículo en la prevención de enfermedades y de la natalidad". Al final, uno de los estudiantes se mostraba confuso, así que la profesora le preguntó qué no entendía. Y él dijo: "¿Para qué le ponen eso al pepino antes de servirlo en la mesa?".

Jesús María Chaux cita la respuesta de su hijo cuando le preguntaron cuáles eran los animales ovíparos: "Son aquellos que nacen con los ojos abiertos, como la vaca".

Jorge Herrera había enseñado a sus alumnos de informática el uso del editor de diapositivas power point. En el examen, un alumno despistado escribió que se trataba de "un editor de ideas positivas".

Respuesta de O. G., condiscípulo de Alejandro Barragán en bachillerato, cuando el rector de un colegio religioso le preguntó quién es la Santísima Trinidad: "La mamá del Espíritu Santo".

Edgar Iván Ramírez Ángel escribió en su impresora el cuestionario del examen y encabezó la hoja con el marbete del instituto y el nombre completo del prócer: Universidad Antonio Nariño y Álvarez. Apenas lo ve, uno de los alumnos le dice con toda seriedad: "Huuuy, profe... Ya entró otro socio a la universidad; un tal Álvarez".

Julia Callamand de Buitrago revela la famosa respuesta de una compañera suya en el examen de biología de primer semestre: "La piraña es una araña venenosa".

Para rematar con un punto internacional, Catalina Berti recuerda un libro de burradas estudiantiles francesas en el que un colegial asegura que "el ojo es el órgano por donde entran las ideas brillantes". Y otro colaborador ofrece una antología de barbaridades brasileñas de la que recojo tres:

- La Tierra es uno de los planetas más conocidos del mundo.

- La geografía humana estudia al hombre en que vivimos.

- Las gallinas tienen en la boca un diente conocido como pico.

0 comments:

Publicar un comentario